El tipo y formato del material publicitario, no puede ser el mismo en un corner de un Centro Comercial o en el escaparate de una pequeña tienda en el centro de una ciudad.

Adaptando el tamaño y material de la cartelería y PLV a las necesidades de cada punto de venta, conseguimos que dicha publicidad no acabe en el trastero o en el contenedor, en el peor de los casos.

Nuestros clientes son conscientes de esto y demandan, cada vez más, distintos tamaños, innovación en formas y materiales, con el objetivo de adecuar al máximo su material publicitario al espacio en el que se exhibirá.

La tendencia es clara: un cliente – un escaparate.