La decoración es sinónimo de bienestar. Una oficina fría, desangelada,  se ha convertido, con un fotomural, en un espacio acogedor. En esta ocasión se ha utilizado un material adecuado para facilitar la limpieza.